“Mis colaboradores ya no me ayudan dónde y cuándo los necesito”

Por Ing. Julián Capurro (*)

“Qué pasa en mi Empresa que los colaboradores que antes eran una maravilla y me ayudaban en todo lo que yo necesitaba, ahora no me acompañan con los nuevos desafíos, y además ni siquiera hacen bien lo que siempre hacían?” es la pregunta que en algún momento se hacen todos los empresarios.

Evolución de las empresas y sus colaboradores
Cuando el emprendedor elige sus primeros colaboradores para llevar adelante su proyecto y convertirlo en una realidad, las primeras opciones con las que cuenta son aquellos que simplemente están cerca y en los que tiene mucha confianza.

Amigos, parientes y conocidos que con pocas palabras se contagian por la pasión y el espíritu del emprendimiento. Son seguidores “fieles” que actúan con una confianza plena, la misma que nosotros tenemos de nosotros mismos cuando comenzamos.

A medida que el negocio crece, al aumento de complejidad de la gestión se le suman las expectativas de desarrollo de los colaboradores.

Los empresarios esperan que ellos se desarrollen naturalmente -solos- y ellos esperan que les den autonomía. Nada de esto sucede sin un plan.

Los cambios no vienen solos

En este momento en que los empresarios necesitan tiempo para pensar estratégicamente, deben derivar los temas operativos y técnicos en sus colaboradores. Para ello deben pasar dos cosas:

  • Crecimiento de los colaboradores con potencial: Aquellos colaboradores con capacidad de desarrollo pueden adquirir nuevas posiciones de mayor autonomía y responsabilidad. Aquí es muy importante entender que no todos pueden hacerlo, pero si aquellos que se sientan motivados a hacerlo y que posean las aptitudes.
  • Incorporación de nuevos colaboradores profesionales: Para aquellos roles que aparecen con el crecimiento del negocio y para los cuales no se poseen las aptitudes dentro de la empresa, se deberán convocar a nuevos idóneos. Este paso no es trivial, pero es crítico en el crecimiento de las empresas. En algunos casos, estas tareas pueden ser tercerizadas.

Todo esto permitirá generar ese salto indispensable para continuar el desarrollo de una empresa, que es la profesionalización de sus procesos.

Un nuevo equipo de gestión

Además de la especialización, el desarrollo de las Empresas requiere la formación de un equipo de gestión. Colaboradores directos con capacidad de gestionar al resto de los empleados y con capacidad de decisión. Este nuevo grupo de mandos medios, permitirá armar un plan de gestión con mayor autonomía para ellos en temas operativos, y a los empresarios les permitirá aprender a gestionar una empresa desde “el mangrullo”, anticipando los nuevos desafíos, coordinando la estrategia, y gestionando mediante planes y tableros de control el crecimiento de la empresa.

El salto del Empresario

Este momento es uno de los más importantes en la vida del Empresario. Porque debe pasar de ser un “todoterreno” a un Manager de alto nivel. Deberá aprender también a gestionar “sin tocar”. A hacerlo a través de sus mandos medios.

Por un lado deberá establecer la agenda de gestión con sus colaboradores directos, donde planear la estrategia, y solicitar a sus mandos el armado de los planes para llevarla adelante. Aquí también se deberá estructurar el modelo de seguimiento y control.

Por otro lado, las intervenciones con el resto de sus empleados ya no serán tan frecuentes y específicas. Pero deberá mantener su impronta, porque todos se lo demandarán. Por ello aquí las intervenciones serán orientadas a generar visión.

En resumen, por dónde empezar a retomar el control

La evolución virtuosa de un emprendimiento en una empresa conlleva un aumento en la complejidad de gestión. Los gestión de los recursos humanos no son una excepción y el cambio debe comenzar por el mismo Empresario.

Debe ser capaz al mismo tiempo de transferir los conocimientos clave a sus colaboradores directos fomentando su desarrollo y autonomía. Armar un equipo de mandos para transformar la estrategia en acción.  Y ser, a partir de ese momento, el gestor de la cultura de la Empresa.


(*) Julián Capurro actualmente se desempeña como Director de Consultoría de Emprenes, Escuela de Negocios para Emprendedores. Se lo puede contactar a través de jcapurro@emprenes.com.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Artículo, Autores Invitados, Endomarketing, Estrategia, Julian Capurro, Liderazgo, Management

2 Respuestas a ““Mis colaboradores ya no me ayudan dónde y cuándo los necesito”

  1. Muchas gracias por el post, desde luego comparto al 100%, particularmente creo que en épocas de crisis como la que actualmente vivimos, que no ha sido ni la primera ni será la última, se agudizan este tipo de problemas, la desunión entre lo que se podría denominar la “dirección” o “alta dirección” de la empresa y los niveles inferiores, pero no es solo una falta de unión o compromiso entre ambos, es más una falta de “visión” conjunta de la empresa.
    En este sentido es fácil escuchar a directivos de una gran empresa en alguna que otra reunión con frases del tipo “donde quiere la empresa estar dentro de X años”, en lugar de plantear la pregunta….. “donde queréis estar vosotros en esta empresa dentro de X años”. Esa falta de unión, de conexión, de visión conjunta es la que incide directamente en la vinculación, y productividad de los trabajadores, y el comienzo del circulo vicioso (todos sabemos como acaba ese circulo).
    Gracias por el post.
    Un saludo
    Rafael
    @rafalgrol
    http://marketingventasparatodos.wordpress.com

  2. Luis Hernandez

    Muy buen articulo. Simple pero informativo- Felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s