Erase una vez el marketing

¿Cuando nació el marketing? ¿Cómo eran los negocios antes de que existiera el marketing?
Había una vez, en un pueblito muy lejano, un carpintero que fabricaba mesas y sillas con sus propias manos. Armaba las sillas con una buena madera y eran muy sólidas, aunque a veces un poco incómodas.Los vecinos del pueblo se acercaban a su taller para dejarle sus pedidos, y el carpintero iba  satisfaciendo esa lista a razón de 3 o 4 sillas por semana. Cuando las sillas estaban terminadas, inmediatamente las entregaba a una familia vecina y quitaba ese nombre de la lista de futuras entregas.

 

El carpintero trabajaba y trabajaba, pero la lista de pedidos siempre mantenía varios nombres, porque cuando entregaba algunos pedidos, otros vecinos que necesitaban sillas se agregaban a la lista que parecía no tener fin.

Técnicamente, diríamos que para ese carpintero, en ese momento, la demanda de sillas superaba a la oferta. Las sillas que los clientes le demandaban eran más de las que el carpintero podía ofrecer.

Y ocurrió lo que todos conocemos.

Con el avance de la tecnología, se modificaron los sistemas de producción, que permitieron fabricar en serie productos que antes se hacían artesanalmente. En un día se produce la cantidad de sillas que antes se fabricaba en una semana.

También  se desarrollaron los medios de transporte, que permitieron transportar más cantidad de mercaderías más rápidamente entre distintas ciudades. El pueblito de la historia, ahora, no es tan lejano. Comerciantes de otros pueblos cercanos pueden acercarles sus productos a los vecinos.

Los hijos del carpintero, que aprendieron el oficio de su padre durante todo este tiempo,  sintieron cambios muy importantes en su actividad.

De a poco, lentamente, fueron apareciendo otras sillas en el pueblito. Ahora que había más opciones,  algunos vecinos eligieron sillas de otros fabricantes.

A los hijos del carpintero les llegó la Competencia. Casi ni se dieron cuenta, porque fue muy paulatino y ellos siguieron haciendo y entregando sillas, así que tampoco les preocupó demasiado la situación.

Pero un día, pasó algo terrible, algo para lo que no estaban preparados, que no habían visto hasta ese momento y los sacudió hasta sus fibras más íntimas. Conocieron el Exceso.

Ellos hacían lo que sabían hacer muy bien, fabricar sillas. A medida que las iban entregando, la lista de pedidos se reducía, hasta que pasó algo increíble: la lista se terminó.

Los hijos del carpintero siguieron haciendo sillas, pero ahora muchas de ellas se amontonaban un lugar del taller. Y miraban esas sillas sin saber qué hacer con ellas. Mientras tanto seguían fabricando porque no conocían otra manera de trabajar. Nunca les había pasado de tener sillas “sin nombre” en el taller.  El exceso de mercadería era algo para lo que no estaban preparados.

Ellos sabían fabricar sillas, pero nunca habían tenido que vender sillas.

En ese momento, para los hijos del carpintero, la oferta era más grande que la demanda. Las sillas que ellos producían eran más que las que los clientes les demandaban.

Eso produjo un quiebre radical que, aunque con varias modificaciones intermedias, se mantiene hasta nuestros días: se separó la actividad de producción de la comercialización. Se separó la fabricación de sillas, del negocio de vender sillas.

No es lo mismo fabricar sillas que venderlas. Es necesario escuchar lo que los clientes piden para fabricarlo y no al revés. Hay que encontrar un deseo insatisfecho para poder ofrecer productos. Hay que escuchar lo que nos dice el mercado, de ahí viene la palabra marketing (market es mercado en inglés).

Otros ejemplos: ser un excelente bioquímico no necesariamente incluye las habilidades para gestionar el negocio de un laboratorio de análisis clínicos; se puede ser un excelente repostero, pero no encontrar a quién venderle las tortas.

Conclusiones:
– Antes hacer productos era lo mismo que hacer negocios, ahora no.
– Los buenos productos no se venden solos.
– Ser un buen profesional en alguna actividad no garantiza que eso sea un buen negocio.

Tenemos que pensar los emprendimientos con un enfoque de marketing, es decir, desde el mercado. Para que lo que hacemos se convierta en un buen negocio, tenemos que capacitarnos en esas habilidades y pensar nuestras actividades desde la perspectiva de los clientes.
Emitida en el programa “En Línea con Franco” por Radio Continental, el día 15 de agosto de 2009.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Columna, Entrepreneurship, Estrategia, Marketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s