Cuando los incentivos económicos no sirven y producen un efecto contrario al buscado.

En la columna de hoy vemos con un ejemplo que los incentivos económicos no siempre sirven para modificar la conducta de las personas.

Según un enfoque económico tradicional, al colocar un incentivo económico podemos influir en las personas para que cambien su comportamiento, pero no se puede generalizar para todos los casos, sobre todo cuando hay reglas sociales por detrás que tienen más peso que las económicas.

De hecho, en la situación ilustrada en la columna, el efecto que produjeron fue el contrario al buscado.

Estos casos no se pueden explicar sin considerar otros poderosos factores que influyen sobre nuestro comportamiento, que van más allá de los incentivos económicos.

¿Qué aprendizajes podemos sacar de este caso?

Escuchá la columna y dejanos tus comentarios.

Para descargar el mp3 de la columna, botón derecho sobre este link y “Guardar enlace como…”

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Audio, Columna, Comunicación, Marketing de servicios, Precios, Radio Continental, Satisfacción

Una respuesta a “Cuando los incentivos económicos no sirven y producen un efecto contrario al buscado.

  1. Luis Hernandez

    ME GUSTO MUCHO Y REALMENTE NO TIENE DESPERDICIO LES MANDO UN FRATERNAL ABRAZO DESDE LAS ,PAMPAS DE ARGENTINA Y GRACIASSSS-.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s